18/8/13

Una mirada a La desobediencia


Una mirada a la desobediencia


Y percibió Jehová olor grato; y dijo Jehová en su corazón: No volveré más a maldecir la tierra por causa del hombre; porque el intento del corazón del hombre es malo desde su juventud; ni volveré más a destruir todo ser viviente, como he hecho. (Génesis 8:21).



Muchas bendiciones a tu vida! 

Como ya leíste en este post estaremos tratando la desobediencia, tema que no es del agrado de muchos, pero para los que quieren ser íntegros tanto en la personal como colectiva lo considerarán. 

Veamos la importancia que tiene este tópico,  acompáñame! 

La desobediencia es uno de los temas que más suscita discusión y estudio en el pueblo de Dios y en los no creyentes, el  origen de desobedecer inicia en el hombre mismo. 



Cuando somos nuevos creyentes todavía no tenemos claro, a quién y a qué obedecer. En la medida en que nos acercamos más en comunión con el Señor, el mismo Espíritu Santo nos guiará, gracias a Dios por proveernos su Santo Espíritu para ayudarnos.



Nuestro Dios Todopoderoso ha dicho que no contendería más con el hombre, acaso se ha rendido Dios? No. No se ha rendido. Lo que pasa es que ha entendido que en el corazón mismo del hombre su deseo es malo desde su juventud. Dios no obliga a nadie a aceptarlo, al contrario, desea que lleguemos a Él, por nuestra propia voluntad. Dios quiere que nos decidamos por El, así como cuando en nuestra vida natural nos decidimos por un novio/a; un empleo, etc. 



La primera desobediencia se registra con Adán y Eva (Génesis 3). Buscar los   en Levítico en su capitulo 26 desde el versículo 16 al 26).




Vemos una exposición de las consecuencias que tendrían el pueblo de Israel sino obedecían a Dios y los estatutos que estaban establecidos o que  estaban en proceso de establecerse.



Dice el Señor “si no me oyereis y menospreciares en tu alma mis estatutos yo haré esto con ustedes”:

Vamos a tomar algunos y dividirlo por secciones para llevarlo a una forma más clara: 
v. 16 Pánico, agotamiento, fiebre que consuman nuestra alma, trabajo en vano, por más que trabajemos será como que no hemos hecho nada. 
v.17 Dios no estará con nosotros, seremos entregados en manos de los enemigos y estaremos huyendo como si alguien nos persiguiera. Es decir no tendremos paz.
Si todavía con estas consecuencias no es suficiente vendrá castigo 7 veces más por tus pecados. 
v. 19 Vendrá quebrantamiento a nuestro orgullo, y se refiere que el cielo y la tierra serán como hierros para nosotros.
v.20 Nuestro vigor, será consumido en vano, porque lo que hagamos para que de algún producto no rendirá fruto.
Hasta este momento dice que si todavía con esto, andamos en oposición a Dios, añadirá 7 veces más plagas a nuestra vida.


v.25 Habrá venganza de parte de Dios, no tendremos refugio (nadie nos socorrerá cuando estemos en problemas), y seremos entregados en manos enemigas.

v.26 Por más que tengamos alimento no será suficiente, será como comer algo y no haberlo comido. 



Una de las cosas que mas el pueblo de Israel temía era ser entregados  en manos de sus enemigos, por eso vemos el énfasis que se hace en la Biblia. 

Diríamos pero eso fue en esa época, sí, pero también sufrimos consecuencias por desobedecer, si nos fijamos perdemos la paz, confianza, andamos como si nos estuvieran acusando, hasta perdemos el domino propio y la valentía para hacer las cosas en Dios. 
Si todavía no obedecemos con esto, dice la palabra que Dios castigará siete veces más por nuestros pecados. 


Dios se muestra severo con el pueblo, pero era necesario por la dureza de su corazón. Es mejor no poner oposición a nuestro Dios para que su mano dura no caiga sobre nosotros. 



Dice Proverbios 5:22 

Prenderán al impío sus propias iniquidades, Y retenido será con las cuerdas de su pecado.


Esto sucede cuando estamos en desobediencia nuestros propios pecados son cuerdas, nos atan, qué hacemos entonces? Confesar a Dios y arrepentirnos de lo que hemos hecho. 



Proverbios 8:13 señala que El temor de Jehová es aborrecer el mal.  También nosotros debemos hacerlo.



Es la desobediencia circunstancial? Es a propósito? Son preguntas que surgen cuando le damos una mirada al tema. Qué crees tú?




Finalmente, en la medida que nos acercamos más a Cristo en oración, en la lectura de la Escritura, nos daremos cuenta el por qué al hijo/a de Dios se le requiere obediencia, no hay una fórmula mágica, no hay atajos, solo cuando tengamos el encuentro con la palabra es que cambiamos, por más que nos prediquen, que nos amonesten, que nos exhorten, dejaremos la desobediencia cuando nos sintamos impactados por la palabra. Y lo mejor de todo es que El Espíritu Santo nos guiará.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario