17/8/13

Parábola del redil


Parábola del redil





Hola! Muchas bendiciones de parte de Dios a tu vida!

En el post del día de hoy, trataremos más a fondo de este hermoso pasaje que es la parábola del redil, te puedo asegurar que nos sirve de base para tener una mejor relación con Dios, y librarnos de muchos prejuicios que a veces tenemos. Convencida que será de bendición a tu vida.

Iniciamos!


Nuestro texto base para nuestro análisis está en el libro de San Juan 10: 1-6.

De cierto, de cierto os digo: El que no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que sube por otra parte, ése es ladrón y salteador.  Más el que entra por la puerta, el pastor de las ovejas es.  A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre, y las saca.  Y cuando ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las ovejas le siguen, porque conocen su voz.  Más al extraño no seguirán, sino huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños.  Esta alegoría les dijo Jesús; pero ellos no entendieron qué era lo que les decía.


Este es un texto muy interesante y que arroja luz a nuestra vida espiritual, y nos ayuda a construir una relación con Dios llena de confianza y de fe, cimentándonos en Cristo y en su amor. En el camino de Jesús.


Como 1er. Punto, es bueno señalar que en su verso 1, dice “de cierto, de cierto os digo”. Es una aseveración que hace nuestro Señor Jesús aquí, diciendo esta es una verdad absoluta, no es relativa según sus interpretaciones, es una verdad que no está en cuestionamiento.
Como 2do. Punto, es una parábola que sus discípulos no lograron comprender, en la cual Cristo es el pastor y las ovejas representan a cada creyente, al pueblo santo de Dios.

En este pasaje Cristo se describe a sí mismo como El Pastor de las ovejas, y quién es, qué hace un pastor?  Un pastor es aquel que cuida, que guía, que alimenta, sustenta a las ovejas, con autoridad. Con esto nos dice: yo te cuido, te guio, te alimento, te sustento, me preocupo por ti, te llevaré en el camino mejor donde puedas estar, mientras yo estoy contigo. Esto es amor!
Desde su inicio, nos deja ver un concepto claro: el que no entra por la puerta del redil de las ovejas, es el salteador y ladrón.  Después afirma que el que entra por la puerta del redil de las ovejas es el pastor.
Se establece la diferencia de que Cristo como pastor de las ovejas, entra de forma “legal” o “correcta” al redil, a nuestras vidas, no utilizará ningún instrumento inadecuado para que le abramos las puertas de nuestro corazón.

El verso 3 es muy edificante para nosotros, dice: A éste abre el portero, y las ovejas oyen su voz; y a sus ovejas llama por nombre, y las saca. Por qué es edificante? Porque hace referencia a una relación estrecha entre el pastor y la oveja. La relación que debe tener cada creyente con Cristo nuestro pastor. A quien se le reconoce con autoridad a éste se le abre la puerta.  Nosotros no le abrimos la puerta de nuestra vida a cualquier persona, sin siquiera tener una referencia.

Como principio que bueno es saber que Dios nos conoce y nos llama por nuestro nombre, cuando alguien nos llama por nuestro nombre por lo regular nos conoce de forma personal o con alguna referencia.
Pero Cristo nos conoce a fondo, con nuestras debilidades, fortalezas, temores, sueños, fracasos, éxitos, El siempre quiere lo mejor para nosotros. Cuando pasamos tiempo con el pastor aprendemos a reconocer su voz, porque ya el conoce las nuestras. Es tan fundamental escuchar la voz de Dios en nuestras vidas, como si fuera una necesidad como beber agua o comer.
Podemos asumir que Cristo irá siempre delante de nosotros guiándonos por donde hemos de andar con El, como sabemos que quiere el bien para nosotros, le seguimos a donde quiera que vaya, seguiremos su voz.  En el Antiguo Testamento Jehová iba delante del pueblo de Israel, de día en una columna de nube y de noche en una columna de fuego. (Éxodo 13). Siempre tendremos compañía.

Cómo reaccionamos cuando reconocemos la voz de alguien? Y como reaccionamos cuando no conocemos a quien nos habla?
Cuando no reconocemos la voz de quien nos habla, tratamos de tener cuidado y examinamos lo que nos dice para no dejarnos engañar. Esto es lo que debemos hacer cuando llega una voz extraña, debemos estar alerta.  Dice en la Escritura que no ignoremos las maquinaciones del enemigo. No es cobardía que huyamos cuando no conocemos la voz extraña, porque esto hacen las ovejas.

Las ovejas son obedientes, pacificas, y no ven más allá de lo que tienen en frente, son frágiles y dependientes. Por esto no es extraño que ellas sean símbolo del hombre, porque como humanos somos frágiles, no vemos más allá de lo natural, para Dios somos unos pequeñitos, nuestra vida es como una flor que se seca, es como neblina que pasa, esto refleja nuestra vulnerabilidad.
Cristo nos llama a que seamos obedientes, y dependientes de Él. Sin El nada podemos hacer. Así que si nos encontramos luchando con nuestra fuerza es hora de hacernos a un lado y que sea nuestro Pastor Jesús que tome el control.


A lo mejor leemos esto y nos parece algo fantasioso, pero no es así, si nos disponemos la viviremos. Como aplicación práctica, entiende que Jesús está presente en tu vida, en TODO.  A partir de hoy andemos en obediencia, dependientes de El (pues suplirá todo lo que nos hace falta según su voluntad), y acerquémonos con confianza, fe y amor. Como fruto escucharemos su voz!! 




Te invito a que complementes este aprendizaje con  Nuestra intimidad con Dios.

4 comentarios:

  1. que bendición Dios te bendiga mas gracias por desarrollar este tema con tu permiso lo voy a usar para edificar a otros

    ResponderEliminar
  2. Amen.
    Me alegra leer tu comentario. Adelante para eso estamos, para compartir/sembrar la palabra de Dios.

    ResponderEliminar
  3. La gloria de Dios siempre permanezca en ti puesto que la manifiestas en tus hermanos.amen ha sido de gran bendicion

    ResponderEliminar
  4. Gracias es de mucha bendición! Dios te siga usando!

    ResponderEliminar