27/12/15

¿Está Dios en mis metas de nuevo año?





avivameentucamino.blogspot.com




Ya casi se aproxima un nuevo año, lo cual nos trae el recordatorio de las metas, y  planes que nos propusimos en un inicio también de año. Pasamos balance  y obtenemos un resultado.


Estamos nueva vez en esta etapa de plantearnos nuevas metas,  nuevos proyectos. Y una inquietud surge en mí, y es la siguiente:

¿Le he preguntado yo a Dios si esas metas que me he planteado están bajo su voluntad? ¿Le he consultado al Señor las metas que El tiene para mí en este año nuevo?

Es un  momento aceptable para hacer una parada y evaluar esta parte. Primero ver qué quiere Dios, y luego todo lo demás.

Bien se aplica este verso bíblico:

Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. 
(Mateo 6:33).

El ocuparnos de las cosas del Señor, nos traerá vida y gozo. Manteniendo nuestra mirada en Dios, en Cristo y su palabra.

Es una realidad que todo aquel que quiere agradar a Dios, se ve afectado por el bombardeo constante de ofertas, y distracciones que lucen como “buenas” pero que en el fondo traen “daño, perjuicio, muerte” al ser humano, el tener riquezas, aparentar tener una vida excelente, y cosas por el estilo.



Entonces, ¿qué podemos hacer?

Todos aquellos que queremos agradar al Señor y andar en integridad, es conveniente detenernos y buscar en oración el rostro de Dios, pidiendo la dirección del Espíritu Santo, para que en este nuevo año, se establezcan y logren en nuestras vidas las metas que Dios quiere en nosotros y si es su voluntad concedernos las que tenemos en nuestras mentes.


Buscad a Jehová y su poder; Buscad siempre su rostro. (Salmos 105:4).

Con esto digo, es bueno tener proyectos, planes, y trabajar en pos de ellos, sin dejar de buscar el reino de Dios, y lo que el Señor quiere para con nosotros.

Concluyendo, a la luz de este nuevo ciclo, busquemos tanto la dirección de Dios y conforme a su voluntad que nos conceda todos aquellos proyectos que hemos decidido emprender.  Que nos conceda nuestro Señor Jesús la gracia de poder encontrarle.


Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. (Isaías 55:6).



Paz y Gracia