29/9/13

El sentido de la vida

EL SENTIDO DE LA VIDA


Dios te colme de bendiciones!! 


El sentido de la vida, es un aspecto que de una u otra forma está presente en nuestras mentes, formular esta pregunta siempre es útil, cuando encontramos la respuesta nuestras vidas cambian en un antes y un después.



Acompáñame en esta reflexión!


Decimos que venimos a esta tierra para vivir y dejar huella de que estuvimos aquí, pero una pregunta nos hacemos por lo menos una vez en la vida: qué es lo que le da sentido a mi vida? Para qué vivo? Cuál es mi propósito?


Verdaderamente estas son interrogantes que no son fáciles de responder, y que nadie más puede “entrar en nosotros” para encontrar la respuesta.

Desde que somos niños, el sentido que aprendemos de la vida es el que  nuestros padres nos enseñan: ser buen hijo, estudiar, trabajar, formar familia, etc. En el transcurso de este camino vamos realizando todos o algunos de los principios que hemos aprendido, cursamos la profesión que nuestros padres soñaron para nosotros (en muchos casos), pero llega un momento en el que nos preguntamos: me gusta el trabajo que tengo? Me siento bien haciendo esto o cual cosa?


El sentido de la vida se convierte en ser buenos profesionales, ser competitivas, imponentes, otras veces, el sentido de la vida es ser esposa, una buena esposa y buena madre, también puede ser en convertirnos el mejor artista en la rama que queremos.


Después de todo el sentido de la vida es el que nosotros le queremos dar. Todo aquello que nos hace feliz le da sentido a la vida.

Hay momentos en el que sentimos que estamos perdidos, y buscamos ayuda: de un terapeuta, psicólogo, orientador, guía espiritual, como quieras llamarle, buscando un diagnostico para nuestra situación, sentir que llegamos a un lugar seguro y estable, en donde el factor incertidumbre salga del escenario.

Otros prefieren buscarle un sentido a su vida en la espiritualidad, realizando meditaciones, uniéndose a grupos que tengan su mismo interés, uniéndose a entidades religiosas, también buscando de Dios como entienden que deben hacerlo. Y muchos dicen que tienen contacto con su ser interior y con esa fuerza superior que rige el universo.

Otros necesitan un encuentro en sus vidas consigo mismos que los impacte, que les haga tocar fondo, aquí entra la palabra Dios a nuestras vidas. Decimos Dios me oye, me da todo lo que le pido, no se  enoja porque yo haga tal o cual cosa, etc.

Para los que se unen a una “denominación religiosa” como se llama hoy día, porque han reconocido la necesidad de “algo más allá” o “algo superior”, Dios se convierte en el sentido de su vida.

Nosotros nos acercamos a Dios mayormente por una necesidad, Dios nos llama con amor o con dolor, su hijo Jesús es la vida, es la luz de los hombres. Para los que creemos que es así, nos da sentido de la vida. Dice en la Escritura Santa, qué es el hombre para que en el pienses? Exclama el salmista.

Citamos un ejemplo de lo que es tener sentido de la vida: El Apóstol Pablo dice: “Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia”. (Libro de Filipenses 1:21).  El sentido de la vida de este hombre era Cristo, a tal punto que morir, morir (ninguno queremos morir) era una ganancia, que vehemencia tan fuerte, para El es como un gozo.

Servir a Cristo, se convierte en el sentido de la vida de toda persona, que una vez llegó a los pies del Señor, cumplir la palabra, demostrar con hechos o acciones que es otra persona desde que encontró el punto que marca la diferencia en antes y después.

El sentido de la vida es un viaje, llegamos y una vez estamos firmes seguimos desarrollando lo que hemos encontrado.

Tengamos animo en buscar y encontrar el sentido de nuestras vidas, examinemos nuestro interior, busquemos indicios en todo lo que nos ayude, siempre se puede. Recuerda que el sentido de tu vida es el que tú quieras darle, en el camino se añaden los complementos a tu significado, siempre hay “algo” o “alguien” superior a nosotros, muchos le llaman “fuerza del universo”, “creador del infinito”, “tu yo interior”, yo prefiero llamarle “Dios”, no cualquier Dios, aquel que en el principio el verbo era con EL y el verbo era El. Aquel que dice que es el inicio y el fin.  


Finalmente, perseveremos en descubrir el sentido de nuestras vidas, es mejor tarde, que nunca haberlo encontrado!!


Paz y Gracia


.

28/9/13

Lo que un niño enseña

LO QUE UN NIÑO ENSEÑA


Es interesante lo que podemos aprender de los niños, con su inocencia y dulzura conquistan hasta el más duro de los corazones, el hijo de Dios es llamado pequeñito según la Escritura.



Dios te bendiga pequeñito!! 


Un niño siempre puede enseñar tres cosas a un adulto: A ponerse contento sin motivo. A estar siempre ocupado con algo. Y saber exigir con todas sus fuerzas aquello que desea. (Tomado del libro de la Quinta Montaña de Paulo Cohelo).


Cuando leí esto la primera vez me dejo pensativa. Y luego meditando llegue a la conclusión de que es muy cierto, y que los adultos de vez en cuando se benefician de “portarse como niños”. J


avivameentucamino.blogspot.com
 Este párrafo  se puede bien aplicar a todo hij@ de Dios. A sus ojos nosotros somos “pequeñitos”, es como decir, somos niños, aún tengamos la edad que sea, seguimos siendo niñitos para El, qué hermoso!  Mejor le fuera que se le atase al cuello una piedra de molino y se le arrojase al mar, que hacer tropezar a uno de estos pequeñitos. (Lc 17:2). En este pasaje Jesús nos da su defensa  y protección, deja muy claro que todo aquel que intente hacer algún mal en contra de uno de “sus pequeñitos” tendría serios problemas. Bueno…………… Y quién quiere tener problemas con Dios?


Veamos cómo podemos llevarlo a nosotros como pequeñitos de Dios:


A ponerse contento sin motivo.

Un niño por lo regular siempre está contento, riendo y jugando o causando algún desastre (en el buen sentido de la palabra), ya que al ser niño no advierten el peligro.

Dios es un Dios de alegría, de júbilo. Quiere que todos sus hijos tengan gozo en su corazón. Y dice la palabra que de lo que hay en el corazón de eso hablamos, cuando experimentamos el gozo, de eso damos, transmitimos, y nos sentimos “felices”. Si nos hacen la pregunta “eres feliz?” en un momento como este, creo que en un 99% la respuesta es Sí, para dejar el 1% de beneficio de la duda.

El libro de Proverbios 15:15 dice: “…Mas el de corazón contento tiene un banquete continuo”.

Entonces a todos los hijos de Dios le es de provecho estar contentos, con gozo en su corazón, para que se refleje de adentro hacia afuera.


A estar siempre ocupado en algo.

Los niños siempre están haciendo algo, de vez en cuando se quedan en silencio, pero busquen que algo hacen.

El pequeñito de Dios debe siempre estar ocupado en los negocios de su Padre en primer lugar, como también en su vida personal. Esto nos enseña que a Dios le gusta la gente esforzada así como las hormigas. Las hormigas, pueblo no fuerte, Y en el verano preparan su comida (Proverbios 30:25).  La comida que preparemos sea la que no perece, esto es la palabra de Dios, día tras día, a pesar de todas las ocupaciones y cosas que se añaden en el diario vivir.

Además de ver diligencia en nosotros para todo lo que hagamos. Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que use bien la palabra de verdad. (2 Ti 2:15).

La diligencia qué es? Es poner cuidado, atención, prontitud en lo que hacemos. En consecuencia cuando alguien es diligente quiere decir que es cuidadoso, presta atención, es esforzado.

Esto significa que aún siendo niños podemos ser de honra a nuestros padres, presentarnos delante de nuestros padres terrenales así como nuestro Padre celestial aprobados, cómo? Obedeciéndoles, cumpliendo con nuestras asignaciones, en la escuela, universidad, empleo, en todo que andemos correctamente.  Para con Dios poniendo por obra los preceptos de Dios, buscando de su reino y su justicia con diligencia, con amor, con cuidado y esfuerzo.

Dice la palabra que en toda buena obra en esto pensad, pues el pequeñito de Jehová se involucra en todo lo que puede hacer, para honra de la Gloria de Dios y para que su gozo sea cumplido.


Y saber exigir con todas sus fuerzas aquello que desea.

Los padres, los que tienen sobrinos, los que son abuelos, etc,. Saben por  propia experiencia que los niños son muy muy insistentes, a veces no entienden cuando algo no se puede verdad?!

Como niños de Dios la palabra nos insta a lo siguiente:

Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. (Mateo 7:7,8).

Como nuestro Padre, Dios conoce a fondo todo lo que necesitamos y somos, pero hay algo, le gusta que seamos sinceros y le declaremos lo que hay en nuestro corazón. En su sabiduría contestará o dará solución a aquello que le pedimos. Además de ser constantes en la oración, orad sin cesar. 

Hay otro aspecto que dice en el libro de Santiago 4:3
Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites.

Qué significa esto? Como niños pedimos cosas innecesarias o para alardear delante de nuestros amiguitos.
Esto nos enseña que todo lo que pidamos a Dios que sea para darle un buen uso, sea lo que sea, que le demos un uso correcto o adecuado, que si es posible sirva para honrar a Dios y luego para nuestro gozo. Que luego no sintamos vergüenza por ello.

Qué fantástico es!


Resumiendo: todos los hijos de Dios son para El sus pequeñitos, a quienes cuida, alimenta, le da amor, protección y mucho más. Como niños estemos contentos (en todo el tiempo posible), haciendo algo, (ya sea para la misma obra de Dios o en nuestra vida personal) y pidamos a Dios (pero examinemos que el uso sea bueno, adecuado).


Me ha encantado compartir estas palabras, y sé que para ti que lo leas te será de provecho!


Paz  y Gracia!

Si te ha gustado también puedes ver Dios es como el azúcar

27/9/13

La señal en el hombre 



Y dijo Caín a Jehová: Grande es mi castigo para ser soportado.  He aquí me echas hoy de la tierra, y de tu presencia me esconderé, y seré errante y extranjero en la tierra; y sucederá que cualquiera que me hallare, me matará.  Y le respondió Jehová: Ciertamente cualquiera que matare a Caín, siete veces será castigado. Entonces Jehová puso señal en Caín, para que no lo matase cualquiera que le hallara. (Génesis 4:13-15).



Dios te bendiga!



Para hoy tenemos un punto de análisis muy interesante, el enfoque que le hemos dado es la señal implantada por Dios en nosotros en dos inclinaciones, una por el pecado y la otra por causa de su Santo Espíritu.
Como punto de partida tomamos la señal de Caín.  



Manos a la obra!


I

En nuestra lectura vemos que la señal puesta a Caín de parte de Dios, fue producto de su pecado, se ha especulado mucho acerca de la señal que llevaba, la misma Biblia no nos especifica en qué consistió esta señal, pero podemos decir que la señal lo más probable es que fuera visible, ya que dice que quien matare a Caín sería siete veces castigado.

Se entiende por señal que es un prodigio, milagros, marca; en nuestro enfoque la señal de Caín fue una marca. Entonces Dios puso un sello en Caín. Sello? Sí.

Porque si tenemos una marca en nuestro cuerpo y es visible a los demás, ya esto es un sello por el cual nos reconocen, más allá de las buenas cualidades, o algún atributo físico, en primer lo que hablará de nosotros es la marca que tengamos, que es un sello.

La señal de Caín tiene dos vertientes:

Uno: Dios lo selló como castigo por su pecado, para que nadie lo matase. Porque dígame usted, si una persona es asesinada los familiares van a querer que pague por lo que hizo y seguramente no van a elegir la muerte para el asesino, más bien querrán  que sea torturado, o que sufra.

Dos: Dios selló a Caín como una forma de cuidado para con él. Aquí vemos la gran misericordia que tuvo Dios para con este hombre siendo culpable. Uno de los atributos de Dios es su gran gran misericordia y  lentitud para la ira. Leamos bien, es lento para la ira, no que no pueda airarse  y nosotros sentir el peso de su ira, lo mejor es comportarnos como buenos hijos para no provocar a Dios a ira.

Qué consecuencias trajo ese pecado para Caín?

Dice que seré errante y extranjero en la tierra. Esto es como vivir la vida y al final no haberla vivido. Es como haber tenido algo y al final no tener nada. Caín es recordado por su pecado, no por sus buenas obras, entonces qué hay de extraordinario dejar un recuerdo negativo en la tierra o en la mente de las personas?

Vivir errante es como no tener sentido de la vida, es vagar por todas partes, es sentirse absurdo y vacio. Esto no fue lo que Dios diseño en su plan original para nosotros, todavía para Caín Dios quiso darle otro tipo de vida.

avivameentucamino.blogspot.comOtra consecuencia y tal vez la más pesada es apartarse de la presencia de Dios. El pecado trae como consecuencia a nuestra vida, la muerte y separación de Dios. Porque Dios es Santo, aborrece el pecado. Por lo tanto el pecado traza un muro entre nosotros y Dios.

Estas consecuencias desatan muchas de las que se describen en Deuteronomio 28. A continuación alguna de ellas:

Maldito serás tú en la ciudad, y maldito en el campo. Maldita tu canasta, y tu artesa de amasar.
 Maldito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, la cría de tus vacas, y los rebaños de tus ovejas.
 Maldito serás en tu entrar, y maldito en tu salir. (Versos 16, 17, 18, 19).

Puede que hoy día cuando pecamos no nos pase tan exactamente como lo describe este pasaje, pero sí llegan consecuencias a nosotros, sí las consecuencias se hacen sentir, y la principal es que queremos escondernos de Dios, por ende, apartarnos de EL. Es mejor reconocer a tiempo y confesar lo que hemos hecho para que alcancemos misericordia.


II

Del otro lado de la moneda tenemos las señales que acompañan al creyente en obediencia a la palabra y andando en orden para con Dios y con los hombres.

La primera señal y puede que la más importante es que Dios nos sella con su Espíritu Santo. El Espíritu Santo es quien da testimonio a nuestro favor, y es por medio a Él, que Dios permite que el hombre/mujer con la marca de su Santo Espíritu haga proezas o maravillas.

Dios le dijo a Juan el Bautista que en quien pose la paloma, ese es el hijo enviado de El. Esta paloma fue para Juan por señal de que Jesús era el Mesías.  Sobre quien veas descender el Espíritu y que permanece sobre él, ése es el que bautiza con el Espíritu Santo. (Juan 1:33).

Con el Espíritu Santo como marca en nosotros se desprenden las siguientes señales:

La palabra de Dios escrita esto es la Biblia es señal al creyente, y a todos que nos vean ya que la llevamos a todas partes.  Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos. (Dt 6:8).

 El don de hablar en géneros de lenguas. Así que, las lenguas son por señal, no a los creyentes, sino a los incrédulos (1 Co. 14:22)

Como señal se manifiesta la gracia de Dios en nuestras vidas y el poder para cumplir la tarea que se nos es dada. Y Esteban, lleno de gracia y de poder, hacía grandes prodigios y señales entre el pueblo. (Hch 6:8).

Poder para los milagros, en el poder del Espíritu Santo. Lo cual permite que todos crean en quien lo hace. Tanto a Dios como al hombre/mujer.  Este principio de señales hizo Jesús en Caná de Galilea, y manifestó su gloria; y sus discípulos creyeron en él. (Juan 2:11).


Marcas visibles en el cuerpo. Puede que Dios permita que alguna marca tengamos, así como a Pablo que oró tres veces para que Dios removiera su aguijón, la palabra no especifica que era este aguijón, pero lo más probable es que sea algo físico. Le dijeron, pues, los otros discípulos: Al Señor hemos visto. El les dijo: Si no viere en sus manos la señal de los clavos, y metiere mi dedo en el lugar de los clavos, y metiere mi mano en su costado, no creeré. (Juan 20:25).


Habrá tormentas o procesos en nuestras vidas que causen marcas o cicatrices en nosotros de forma visible, los guerreros tienen marcas en sus cuerpos, dicha marca representa el material del que somos hechos, representa coraje, valor, convicción firme en lo que se ha creído, otras puede ser un aguijón para que estemos en total sumisión al Dios del cielo, ya que él sabe nuestras intenciones.


Al llegar al final de este enfoque, resaltamos que el hombre/mujer de Dios es marcad@ o sellad@ en su vida, para cumplir con el propósito de Dios, el cual es marcado con el Espíritu Santo. El pecado si no reaccionamos a tiempo puede marcar nuestras vidas en un antes y después. La idea que se ha querido transmitir es la señal que lleva en sí mismo el hijo de Dios. No las señales externas, más bien, la que va con nosotros a donde quiera que estemos. Así como la de Caín que estaba con el adonde quiera que fuera.

Complementa esta lectura tan interesante con de qué te escondes?

Paz y Gracia a vosotros!



26/9/13

avivameentucamino.blogspot.com


SI NUNCA...



Reflexionando un poco!



Esta es una reflexión que me la entregó una conocida hace años, se la enviaron primero y luego ella la compartió conmigo. Hoy yo la comparto con ustedes!



Si nunca…

 Rompes un racimo de uva en el lagar, nunca tendrás un vaso de vino sobre tu mesa.

 Te arriesgas a perder, nunca te das la oportunidad de ganar.

 Sufres muriéndote en la siembra, nunca gozaras renaciendo en la cosecha.

Te dueles bajo el peso de tu culpa, nunca saborearas el alivio del perdón.

Mueles los granos de trigo, nunca conocerás el sabor del pan.

Afrontas el miedo de dejar de ser como eres, nunca descubrirás la alegría de ser como puede ser.

Estas dispuesto a dejar todo lo que tienes, nunca sentirás que lo tienes libremente.

Estas dispuesto a morir por una causa, nunca sabrás para que vives.

Encaras tus penas y dejas de reír por llorar, nunca conocerás la dicha del que deja de llorar para reír.

Te arriesgas a cruzar el río, nunca sabrás lo que te aguarda en la otra orilla.

Afrontas las penas de partir, nunca conocerás la alegría del regreso.

En el transcurso de todos estos años, he podido comprobar algunas de estos Si nunca…. Y gracias doy a Dios por todo.


Paz y Gracia!

24/9/13

El Cordero de Dios


Dios te bendiga más! Hoy tenemos un hermoso tema, El cordero de Dios.

avivameentucamino.blospot.com

Rogamos para que el Cordero de Dios nos avive en su camino, nos haga sentir su amor, y que el Espíritu Santo podamos verlo como una fuerza activa en nosotros. Esto es para nuestra educación cristiana y fortalecimiento de la Fe.



Manos a la obra!!


Texto base: San Juan 1:29 al 34


El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.  Este es aquel de quien yo dije: Después de mí viene un varón, el cual es antes de mí; porque era primero que yo.  Y yo no le conocía; mas para que fuese manifestado a Israel, por esto vine yo bautizando con agua.  También dio Juan testimonio, diciendo: Vi al Espíritu que descendía del cielo como paloma, y permaneció sobre él.  Y yo no le conocía; pero el que me envió a bautizar con agua, aquél me dijo: Sobre quien veas descender el Espíritu y que permanece sobre él, ése es el que bautiza con el Espíritu Santo.  Y yo le vi, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios.


Primero:

Testimonio de Juan el Bautista del Cordero de Dios.

Juan fue un hombre elegido desde el vientre de su madre para llevar a cabo la misión de limpiar el camino por el cual posteriormente pasaría el Hijo de Dios enviado. Tanto así que podemos asegurar que Juan fue concebido para este propósito. Según la voluntad del Altísimo, no por voluntad de carne ni sangre. Aleluya!

Pero no tenían hijo, porque Elisabet era estéril, y ambos eran ya de edad avanzada.
Y se turbó Zacarías al verle, y le sobrecogió temor.  Pero el ángel le dijo: Zacarías, no temas; porque tu oración ha sido oída, y tu mujer Elisabet te dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Juan.  Porque será grande delante de Dios. Y hará que muchos de los hijos de Israel se conviertan al Señor Dios de ellos. (Lucas 1:7, 13, 15, 16).

Juan fue concebido desde el cielo, engendrado y apartado para el propósito de Dios, para preparar el camino del Mesías! Qué privilegio  y responsabilidad. Juan no tenía cualquier misión, era La Misión.

Esto nos deja ver que las cosas de Dios son limpias, puras, por eso somos llamados a santidad, sin manchas ni arrugas, para cuando llegue el momento que el Mesías venga a buscar a sus redimidos, nos encuentre en orden.

Juan el Bautista reconoce la divinidad de Jesús.

 Este es el que viene después de mí, el que es antes de mí, del cual yo no soy digno de desatar la correa del calzado. (Juan 1:27)

Es impresionante ver que Juan reconocía su propia condición, no es muy normal que un hombre lleno del Espíritu Santo desde el vientre de su madre, reconozca su inferioridad para con otro, que en este caso es el Mesías. El estaba consciente de quién era, para qué vino, y a quién le servía.

Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego. (Mateo 3:11).

Juan sabía que el bautismo que él hacía, era prototipo del bautismo que sería dado por el Hijo de Dios. Maravillo la integridad de este hombre!

Segundo:

Jesús como el Cordero de Dios.

Todo el Antiguo Testamento hace una alusión al verdadero sacrificio que vendría a redimir al pueblo de Israel de una vez y para siempre, el cual tenía un misterio que consistía en que ese cordero también llevaría redención a los gentiles.

 No será quitado el cetro de Judá, Ni el legislador de entre sus pies, Hasta que venga Siloh; Y a él se congregarán los pueblos.  Atando a la vid su pollino, Y a la cepa el hijo de su asna, Lavó en el vino su vestido, Y en la sangre de uvas su manto.  Sus ojos, rojos del vino, Y sus dientes blancos de la leche. (Génesis 49:10-12).

Desde el libro de Génesis podemos tomar una alusión de que vendría un Salvador al pueblo, Jesús en su línea genealógica desciende de la tribu de Judá, por lo tanto, el cetro no será quitado, es decir, el poder no sería quitado, quién es el que congrega a todos los pueblos? Jesús es quien congrega a todos los pueblos.

Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.  Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto. (Isaías 9:6,7).

De quién se habla aquí? De Jesús. El en libro del Profeta Isaías se registró está alusión al Cordero de Dios, al Mesías, a quien toda rodilla se doblará, a quien se le concedió potestad en todo.

Tal es la magnitud del Cordero de Dios que fue concebido de forma divina:

 Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es. (Mateo 1:20).

Aleluya! María el canal que Dios utilizó para que Su Hijo amado viniera a la tierra en forma de hombre, el canal debía ser limpio, así como EL. El gozo humanamente fue de María como madre del Mesías, pero la Gloria es del Padre Celestial!

Aquí vemos que el Espíritu Santo siempre ha estado en acción, ejecutando las cosas del Padre, por esto el Espíritu Santo en nuestras vidas es movimiento, es vida, no es estático, si nosotros provocamos su presencia y nos disponemos a ello, veremos que el Espíritu Santo responderá, téngalo seguro. Claro, si no estamos en desobediencia.

Cuando el hombre/mujer nace de nuevo, todo lo que hay en él/ella es nacido del Espíritu Santo. Sí, porque pasamos de muerte a vida, Dios sopla en nosotros de Su Espíritu, y toda buena obra, ministerio, servicio, cambio en el corazón del hombre viene dado con la acción del Espíritu Santo, como una fuerza activa en nosotros.


Tercero:

El Espíritu Santo se materializa.
avivameentucamino.blogspot.com


Dios le dijo a Juan: Sobre quien veas descender el Espíritu y que permanece sobre él, ése es el que bautiza con el Espíritu Santo.

Juan testifica: Vi al Espíritu que descendía del cielo como paloma, y permaneció sobre él.  

Este pasaje nos deja ver lo importante es que el Espíritu Santo permanezca en nosotros, en el Antiguo Testamento venía y se iba, no se quedaba. Pero ahora vive en nosotros, porque es el otro consolador que Jesús dijo que estaría con nosotros cuando El se fuera.

El Espíritu Santo es el sello de Dios puesto en nosotros, es quien nos ayuda en este camino, es poder de Dios con y en nosotros. Cuando el hombre/mujer es sellado con el Espíritu Santo, no hay barreras, no hay ataques del diablo, no hay dificultad que pueda detener a ese hombre/mujer cumplir el propósito de Dios en su vida.

….él os bautizará en Espíritu Santo y fuego. (Mateo 3:11)
….él os bautizará en Espíritu Santo y fuego. (Lucas 3:16)

Es el Cordero de Dios quien bautiza con Espíritu Santo y fuego. Además de traer redención a cada uno de nosotros, Jesús nos bautiza con poder para llevar a cabo la voluntad de Dios.

Una de las principales señales del bautismo en Espíritu Santo y fuego es el hablar en lenguas, ojo con esto, no son todos los que “hablan” que hablan por el Espíritu, ya que hay muchos que desvían la fe verdadera de la gente.

Pero qué pasa si no hablas lenguas? tranquil@. Es Dios quien lo concede y también si nos disponemos a buscarlo Nuestro Padre Celestial lo hará en su tiempo y voluntad. Si no hablamos en lenguas no quiere decir que seamos menos hijos de Dios, nada de eso, esto es dado para que también el “que no cree”, crea en la palabra de Dios.

El bautismo de Juan, era un bautismo simbólico, representando  un acto de fe, de arrepentimiento, de limpieza.

Pero el bautismo de Jesús, trae una renovación en el interior de hombre/mujer. Jesús imparte poder para el servicio, tu ministerio y para cumplir con lo que se ha puesto en cada uno de nosotros.

Podemos ver que Juan era un ungido de parte de Dios, pero qué pasaba? La gente a su alrededor, los maestros de la ley, escribas, fariseos, etc, no reconocían quién era Juan en verdad, ni el poder de Juan.

Déjame decirte, que Dios concede a sus hijos abrir sus ojos espirituales para que el mismo Espíritu Santo le de la visión de discernir cuando hay un hombre/mujer de Dios sellado para su obra, no todos tienen la capacidad de reconocer por ejemplo a un David andando como si tal cosa, es con el poder de Dios que nos daremos cuenta de los verdaderos David que andan hoy y que quizá no es su tiempo de salir a la luz pública.
Juan era poderoso, pero no había quien lo reconociera en lo espiritual. Esto pasa hoy, hay muchos hombres y mujeres con la unción del Santo de Israel prototipo Juan el Bautista, David, Samuel, etc, no son reconocidos espiritualmente, pero cuando llega el tiempo de Dios, el Espíritu Santo habla y dice “ese es elegido de Dios” muchas veces nos sorprendemos, pero solo a quien Dios le permita reconocer en lo espiritual a cada quien es quien dará testimonio de este hombre/mujer que a lo mejor todavía está como un becerro en la manada.


Finalmente amad@:

El cordero de Dios, vino a restaurar la vida de los hombres, en EL está la vida de todos nosotros, Jesús es y fue lo que dijo que era, el amado del cielo, quien traería salvación a quien en El creyera, no vino a condenar, vino a dar vida en abundancia. 

Este mismo Jesús, es quien bautiza en espíritu santo y fuego al creyente, dándole más autoridad y poder para llevar a cabo la misión que le es encomendada.

El Espíritu Santo es nuestra guía, es fuerza activa, quien con su ayuda nos capacita en toda buena obra para la cual fuimos llamados.

Cuando nacemos de nuevo, todo lo que hacemos es concebido de parte de Dios, nosotros fuimos concebidos con un propósito así como Juan el Bautista, y seremos instruidos, y aunque todavía estemos en el anonimato como un herman@ más, prototipo de “cueva”, Dios le dará discernimiento a alguien para que nos reconozca espiritualmente y así nosotros vamos encontrando la propia identidad en Dios.

Es mi oración que el Cordero de Dios, nos ilumine, y que nosotros podamos sentir la presencia del Espíritu Santo avivándonos siempre en este camino, que seamos capacitados o instruidos en todo para llevar a cabo el propósito de Dios en nuestras vidas.

Paz y gracia!
Siéntete libre de dejar tus comentarios, aportes, estamos para Aprender-Aprender. 










20/9/13

Amargura de Noemi parte II

LA AMARGURA DE  NOEMI -II




Dios te bendiga!


Continuamos con este maravilloso tema, para nuestro crecimiento espiritual y fortalecimiento de la fe. Por si perdiste el orden aquí está el enlace:  amargura de noemí I



V
La dirección de Dios en nuestra vida la debemos procurar siempre.

Muy probable que si el esposo de Noemí, Elimelec buscara la dirección de Dios no habría muerto ni él ni sus hijos, y no dejarían desprotegida a Noemí en su rol de esposa y de madre y a fin de cuentas de mujer.
 Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará.  Exhibirá tu justicia. (Salmos 37:5,6)

Qué decimos? Que para todo lo que hagamos busquemos la dirección de Dios, a veces hay cosas que la vemos como insignificantes, pero es mejor preguntarle a Dios por cualquier tema que nos tenga en preocupación, ansiedad, duda, y comprobemos su voluntad.

En el camino puede haber dificultades en la búsqueda de la guía de Dios, lo mejor que podemos hacer es perseverar, perseverar y orar sin cesar.
avivameentucamino.blogspot.com


VI
Qué consecuencias deja la amargura?

Todo lo malo que se pueda imaginar! J

Una de las peores consecuencias es que nos apartamos de Dios. Sí. Debido al cumulo de rencor, odio, finalmente amargura.

Añadimos problemas a nuestra vida, aparte del que nos causa la amargura, añadimos más porque pagamos con otro la ira, el enojo que hay dentro y no lo desahogamos con la persona correcta.

La vida espiritual mengua, las oraciones tienen estorbos a causa de esto, contagiamos a los demás con el pesimismo, etc.

La palabra de Dios dice:
Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. (Efesios 4:31)

Con semejantes cosas no estaremos bien delante de Dios ni de los hombres, y posiblemente si Cristo viene nos quedamos.

Qué haremos? Hacer todo lo que esté en nuestra mano para desechar la amargura, enojo, ira, etc. Si es necesario buscar ayuda de un experto en la conducta  humana y por supuesto buscar la ayuda principal que es la de Dios.

Finalmente, en el camino de Dios es muy fácil que podamos adquirir amargura motivado a los diferentes procesos que pasamos. Ahora bien lo que nos concierne es hacer como Noemí, reconocer nuestra situación.


El primer paso: Reconocer, cómo nos sentimos, la emoción que está en el momento.

Segundo paso: Buscar ayuda, primero la de Dios y de ser necesario la de un experto en la conducta humana. Qué da vergüenza ir a donde un terapeuta, orientador, sicólogo o como le quieras llamar?! Apartad tal sentir, es mejor ir al médico, encontrar la cura que seguir enfermos y que nuestra alma se pierda.

Tercer paso: Perdonar, a nosotros mismos y a quien nos causó la ofensa o el dolor.

Cuarto paso: Decidir olvidar, si hay algo de bueno dejémoslo ahí, luego todo lo malo apartarlo. Es mejor convivir con los mejores recuerdos y dejar a un lado los que nos causó el dolor o sufrimiento. Qué es difícil?! Sí. Sí lo es. Pero se puede. Con la ayuda del Espíritu Santo se puede!

Quinto paso: Buscar compañía. No nos quedemos aislados, es verdad que pasamos por el tiempo que nos aislamos y nos ponemos una coraza para que nadie más nos dañe, pero así no nos vamos a sanar, lamentablemente nos sanamos enfrentando la realidad, ojala todo se resolviera como uno se lo “imagina”, hay una realidad que nos espera para ser superada.



Amad@ , es verdad que es  difícil y complicado lidiar con el dolor, con la amargura, pero una cosa sí podemos hacer que es elegir ser libre de este azote. Podemos elegir buscar a Dios, su ayuda, su amor y consuelo.

Por qué tomé a Noemí como base para este estudio? Porque lo que ella vivió cualquiera de nosotros lo puede vivir, ella no era una “profeta x”, ni alguien con mención súper especial, es un ser humano simple, normal, como tú y yo que tenemos anhelos, sueños que realizar, que pasamos también por situaciones incomodas.

Noemí soportó su proceso, ella es un ejemplo de que soportemos la prueba, mejor aferrémonos a las promesas de Dios, sumerjámonos en El. No sabemos qué hacer? Preguntemos, busquemos ayuda.
Por qué hago énfasis en la ayuda? Porque en la “autosuficiencia” que tenemos, creemos que podemos hacer las cosas por nuestra propia cuenta, en vez de salir a la superficie, lo que hacemos es sumergirnos más  y más profundo.

En el camino de Nuestro Señor Jesús tendremos aflicciones, pero si permanecemos con todo en EL, Jehová Dios se  inclinará y traerá liberación y sanidad a nuestras vidas, la sed de nuestra alma será saciada. Volveremos a tener gozo en el corazón, e irradiaremos la luz, la paz de Cristo.


Fuentes complementarias:
*Diccionario bíblico de nombres Hitchcock.
*Seminarioabierto.com 

19/9/13

La amargura de Noemí parte I

LA AMARGURA DE NOEMÍ


Dios te prosiga bendiciendo! 

Para hoy vamos a estudiar la amargura, quizá muy famoso pero útil para recordar. Este es el tipo de amargura por la que  pasan o pasamos los hijos de Dios, la cual puede ser muy dañina si no nos apartamos a tiempo de ella.


Vamos a tomar del libro de Rut 1: 20.21


Y ella les respondía: No me llaméis Noemí, sino llamadme Mara; porque en grande amargura me ha puesto el Todopoderoso.  Yo me fui llena, pero Jehová me ha vuelto con las manos vacías. ¿Por qué me llamaréis Noemí, ya que Jehová ha dado testimonio contra mí, y el Todopoderoso me ha afligido? 

Son muchas las enseñanzas que se pueden sacar de este pasaje, pero hoy lo que se quiere enfocar es la amargura que llega a nuestra vida y la manera de cómo nosotros podemos caer fácilmente en este estado y lo que podemos hacer para salir de ella. 

El objetivo propuesto es para nuestra educación cristiana, que podamos crecer espiritualmente hasta llegar a la madurez en este camino de Jesús como personas sanas desde nuestro interior.  


Manos a la obra!


I
La amargura es una tristeza, aflicción, una mala experiencia/vivencia que se ha quedado en nosotros por un largo tiempo y no ha sido sanada. amargura

Tomando a Noemí, vemos que como una persona normal poseía estabilidad en el sentido de que tenía una familia, hijos, esposo. Salen de su ciudad de origen en busca de un mejor porvenir. Pero en el viaje a ese mejor porvenir, su esposo muere y después sus hijos, quedando solo las nueras.
avivameentucamino.blospot.com
Si nosotros pasáramos por una situación así, lo seguro es que hagamos estas preguntas:

Por qué a mí? Qué he hecho mal? Por qué Dios me ha abandonado? Hasta culpáramos a Dios de todo lo sucedido.

Un punto importante es que su amargura no provino por causa del pecado en relación a ella misma. Nosotros hoy día sabemos que todo era parte del plan de Dios, pero ella no lo sabía. Imaginémonos cómo pudo sentirse ella, quedando sola, desprotegida, en una realidad que sin duda produce impotencia, amargura.

La amargura se origina de la siguiente forma:

*Una ofensa que se recibe y no se perdona. Como no se perdona, la ofensa se convierte en ira. Esta ira se convierte en resentimiento. El resentimiento se convierte en amargura. Cuando la amargura se queda se convierte en depresión.


La amargura de Noemí provino por el dolor de haber perdido sus seres queridos y la impotencia de no poder hacer nada para evitarlo. Lamentablemente el dolor es la herramienta que Dios más usa para moldearnos, someternos, cambiarnos.


II
Otro factor que interviene en crear amargura en nosotros es el “vacio”.

En la vida de Noemí de forma física se nota, salió de su casa con su esposo e hijos, pero los perdió. Noemí tuvo la sensación de vacío, de no tener nada, de quedarse sola en la vida y sin ninguna descendencia en esta tierra. El vacío nace en su alma, en su interior.

En lo natural, ella tenía compañía: sus nueras. Una se fue y no podemos decir que no amaba a Noemí y la otra se quedó que fue Rut.

Lo que podemos ver es que aún en la peor circunstancia de vacío en la vida, Dios provee un recurso para nuestro favor y consuelo. En el momento no lo vemos así porque el dolor nos invade y es normal que pasemos por eso. Con  el paso del  tiempo comprenderemos la misericordia de Dios a favor nuestro.

Este vacío estuvo en ella por mucho tiempo por lo que le produjo amargura a su corazón y a su vida.

Cuando perdemos a alguien, ya sea una relación sentimental, en la familia, amistades, y nosotros amamos a tales personas, sino canalizamos bien todas estas emociones llegamos a una amargura, como se mencionó anteriormente, a la depresión.

En este camino de Dios, es muy fácil llegar a sentir disgusto, disconformidad, porque Dios nos procesa de una forma que no entendemos,  no nos responde cuando preguntamos por qué, experimentamos silencio, nos quita algunas cosas o personas de nuestro camino y al no poder arreglar las cosas sentimos una mezcla de disgusto, ira, rencor y amargura.


III
El dolor, el arma más fuerte para el cambio en nosotros. Por qué pasar por el dolor? Por qué sentir aflicción? Por qué las cosas no pueden ser más sencillas?

Porque el corazón del hombre va de continuo al mal, y nos creemos autosuficientes, entonces Dios para demostrarnos que no es así, usa un elemento “x” que para nosotros tenga valor, importancia y nos duela. El dolor somete al hombre/mujer por muy fuerte que sea.

Noemí contuvo su dolor hasta que decidió cambiar su nombre por el de Mara. Su nombre significa feliz o agradable.

Por qué una mujer/hombre si es feliz o agradable cambia su nombre, su carácter? Porque el dolor es fuerte y no se quita como un vestido, un zapato.

Hay una faceta positiva de Noemí, ella reconocía cómo se sentía. Podemos decir tuvo conciencia de sí misma, de la situación que atravesaba, no se negó a ver su realidad.

Este es el primer paso para salir de la amargura: reconocer qué sentimos, qué lo produjo, cuándo ocurrió, con quién. Parece contradicción porque diríamos pero el estar tan consientes nos causa sufrimiento, pero también al hacer conciencia de lo que vivimos nos convertimos en personas con una mejor inteligencia emocional, aptos para ayudar al otro.

 Hay hijos de Dios que sienten un “vacio” en su vida, a pesar de tener a Cristo como su Señor y Salvador, que sienten que no han encontrado ese “algo” que llene su alma, qué podemos hacer? Buscar a Dios en oración, hablarle, pedirle que nos llene, que nos revele lo que hay dentro en el interior, con seguridad que Dios responderá, en Su voluntad, pero como Dios quiere lo mejor para sus hijos, como un buen Padre acudirá al llamado.


IV
La vida de Noemí no termino en tristeza, ella fue redimida, restaurada.

A Noemí lo toco sufrir la decisión que tomó otro no ella, no podemos decir que ella no conocía de Dios, que no conocía los preceptos, ya que en el contexto en que se desenvuelve es en el tiempo de los Jueces, en últimas instancias cada quien hacia lo que mejor le parecía.

A pesar de todo su dolor y sufrimiento, cuando llegó el momento de irse de regreso a su casa la única palabra que dijo fue que le llamaran por Mara y que Dios el Todopoderoso la había puesto en amargura, después de esas palabras no hubo nada más.

Algo bueno había para ella, fue restaurada a través del recurso que Dios le proveyó que fue su nuera Rut.


Y las mujeres decían a Noemí: Loado sea Jehová, que hizo que no te faltase hoy pariente, cuyo nombre será celebrado en Israel; el cual será restaurador de tu alma, y sustentará tu vejez; pues tu nuera, que te ama, lo ha dado a luz; y ella es de más valor para ti que siete hijos. Y tomando Noemí el hijo, lo puso en su regazo, y fue su aya. (Rut 4: 14-16).


Jehová Dios hizo misericordia con ella, a través de su nuera, le dio descendencia. Tomó a su “hijo” como dice el verso citado, y fue su cuidadora. El nombre de ese niño fue Obed que significa: *Siervo, trabajador.


Nosotros podemos ser restaurados como Noemí, sólo con el toque de Jesús  y permaneciendo unidos a Él, encontraremos la sanidad a nuestra alma, en oración buscándole y pidiéndole que nos restaure, que nos redima, que nos haga hombres/mujeres sanos desde la mente y el corazón para que se refleje por fuera en todo lo que hagamos.

En el proceso de restauración hay un elemento importantísimo llamado Perdón. Aleluya!

La falta de perdón es veneno, muerte para nosotros mismos.

Lo mejor que podemos hacer es decidir perdonar: perdonarnos a nosotros mismos, perdonar a los demás. Es un proceso de reconciliación primero con uno y luego con el resto. Por lo tanto Dios nos perdonará, y las oraciones no tendrán estorbos. 


Hasta aquí amad@ como dicen los evangelistas me ayudó el Señor, tendremos una segunda entrega no te la pierdas! 

Esperando que arroje luz a nuestro andar en este camino de Dios! 

Si te ha gustado deja tus comentarios, aporte, lo que sientas. 

17/9/13

Dios es como el azúcar


Dios derrame bendiciones a nuestras vidas!

Reflexionando un poco!

Para hoy tenemos esta interesante reflexión, el azúcar que solo Dios sabe poner en nuestras vidas para hacernos personas dulces y seguir cada vez más enamorados en el camino de nuestro Señor Jesús!! 


Vamos a leerla: 


Cierto día, la profesora, queriendo saber si todos habían estudiado la lección solicitada, preguntó a los niños quién sabría explicar quién es Dios.

Uno de los niños levantó la mano y dijo: Dios es nuestro padre. El hizo la tierra, el mar y todo lo que está en ella; nos hizo como hijos de El.

La profesora, queriendo buscar más respuestas, fue más lejos:

-Cómo saben que Dios existe, si nunca lo han visto?

La sala quedo toda en silencio…

Pedro, un niño muy tímido, levantó la mano y dijo:

Mi madre me dijo que Dios es como el azúcar en mi leche que ella prepara todas las mañanas. Yo no veo el azúcar que está dentro de la taza en medio de la leche, pero si ella me lo saca, queda sin sabor. Dios existe, y está siempre en medio de nosotros, solo que no lo vemos. Pero si El no está, nuestra vida queda sin sabor.

La profesora sonrió y dijo:

Muy bien Pedro, yo les enseñé muchas cosas, pero tú me enseñaste algo más profundo que todo lo que yo ya sabía. Yo ahora sé que Dios es nuestro azúcar y que Está todos los días endulzando nuestra vida.

Le dio un beso y salió sorprendida con la respuesta de aquel niño.

La sabiduría no está en el conocimiento, pero sí en la vivencia de Dios en nuestras vidas, pues teorías existen muchas, pero dulzura como la de Dios no existe todavía, ni en los mejores azucares…


No te olvides de colocar Azúcar en tu vida.


Muy dulce verdad?! Si te gusto deja tu comentario o compártela con alguien que quieras que Dios endulce su vida!! 

Paz y Gracia!

Si te ha gustado puedes ver esta otra Si nunca