3/10/13

Jesús como tu pan de vida

Jesús como tu pan de vida




A ti que estás leyendo, que Dios te bendiga más!


Hoy quiero enseñarte a Jesús como el pan de vida que tú y yo necesitamos, tan esencial para nuestra existencia. Este pequeño punto de análisis va dirigido para que conozcas un poco más del Maestro, para nuestra educación cristiana, y si no eres cristiano para que tengas un poco más de  conocimiento de Él.


Manos a la obra!


Uno.
Importancia de la palabra.

 Y te afligió, y te hizo tener hambre, y te sustentó con maná, comida que no conocías tú, ni tus padres la habían conocido, para hacerte saber que no sólo de pan vivirá el hombre, más de todo lo que sale de la boca de Jehová vivirá el hombre. (Deuteronomio 8:3).

Todos nosotros existimos por la palabra, lo creas o no, tú que estás leyendo existes porque Dios dispuso con su palabra que así fuera.  Cristo es el pan que Dios ha provisto para que ninguno de nosotros tengamos hambre una vez que lo comemos. Esto es más bien espiritualmente hablando.

Cristo usa este elemento físico para que podamos asimilar en nuestra mente finita, la importancia y profundidad que El tiene para cada uno de nosotros. De esta manera podemos comprender de forma terrenal lo celestial.


Dos.
El hombre es tentado por sus necesidades.


Entonces el diablo le dijo: Si eres Hijo de Dios, dí a esta piedra que se convierta en pan. (Lucas 4:3).
Cristo como hombre fue tentado por el alimento. Cuando alguien tiene hambre se pone de muchas maneras verdad?

La Biblia nos muestra que Jesús resistió. Y con la misma palabra arremetió contra el diablo:
 Jesús, respondiéndole, dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios. (Lucas 4:4).

Nosotros siempre seremos atribulados, afanados por el pan de cada día, por la comida, porque en verdad si no comemos cómo viviremos?

Tenemos muchas ofertas en diferentes lugares, algunas de ellas no licitas, pero en este día, Jesús nos enseña que podemos hacer lo bueno y tomar las decisiones correctas por encima de las dificultades.


Tres.
Bienaventuranza del que come pan en el reino de Dios.

Oyendo esto uno de los que estaban sentados con él a la mesa, le dijo: Bienaventurado el que coma pan en el reino de Dios. (Lucas 4:15).

Qué significa esto?
Que todo aquel que ya ha confesado a Cristo como su Salvador, participa en El, espiritualmente come su carne, esto es el pan, el mismo se identifica como el Pan de vida.

Qué tremendo esto! Todos nosotros somos bendecidos, bienaventurados por aceptar a Jesús en nuestras vidas como nuestro Salvador.

Tener a Cristo es bendición a tu vida!!


Cuatro.
Afirmación de la divinidad de Cristo.

Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo. (Juan 6:51).

Cristo como hombre-Cristo como ser divino.

Jesús dio su vida por cada uno de nosotros. Cuando habla de carne, se refiere a su humanidad, y al sacrificio que posteriormente haría en la cruz del calvario.

Es decir, que cuando tenemos a Cristo, estamos aceptando una parte divina en nuestras vidas, nuestro cuerpo se mueve porque hay “algo intangible” que lo hace, a ese “algo intangible” es lo que la carne de Cristo le da vida en abundancia.


Cinco.
Unidad del cuerpo de Cristo.

La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo?  Siendo uno solo  el pan, nosotros, con ser muchos, somos un cuerpo; pues todos participamos de aquel mismo pan. (1 Corintios 10:16,17).

El pan de vida es lo que sostiene a todos los cristianos en el mundo entero, esto es la comunión que tenemos unos con otros, porque compartimos el pan. Aunque algunos tengan diferentes doctrinas, todos hacen referencia a Dios, el cual fue hecho carne y vino a la tierra y anduvo como hombre.

Aunque veas muchas iglesias y muchas doctrinas diferentes todos proclaman al Dios vivo. Todas comen del pan de vida.


Finalmente:

Amad@, Jesús es el pan de vida, y El quiere alimentarte desde ahora y para siempre. Ya no sigas consumiendo comida chatarra. Ellas solo sacian por un instante. Pero Jesús te sacia y te deja satisfech@ para siempre! 

Complementa esta lectura con Jehová cuidador y protector

Paz y gracia!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario