6/11/13

Ven y ve


Ven  y ve!



Dios te bendiga más!

Para hoy tenemos un interesante punto de análisis en el cual veremos varios aspectos, que nos ayudarán a conocer mejor esta historia. Espero sea de tu agrado.


Iniciamos!

Nuestra historia es:

El siguiente día quiso Jesús ir a Galilea, y halló a Felipe, y le dijo: Sígueme.  Y Felipe era de Betsaida, la ciudad de Andrés y Pedro. Felipe halló a Natanael, y le dijo: Hemos hallado a aquel de quien escribió Moisés en la ley, así como los profetas: a Jesús, el hijo de José, de Nazaret. Natanael le dijo: ¿De Nazaret puede salir algo de bueno? Le dijo Felipe: Ven y ve. Cuando Jesús vio a Natanael que se le acercaba, dijo de él: He aquí un verdadero israelita, en quien no hay engaño. Le dijo Natanael: ¿De dónde me conoces? Respondió Jesús y le dijo: Antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi.  Respondió Natanael y le dijo: Rabí, tú eres el Hijo de Dios; tú eres el Rey de Israel. Respondió Jesús y le dijo: ¿Porque te dije: Te vi debajo de la higuera, crees? Cosas mayores que estas verás. Y le dijo: De cierto, de cierto os digo: De aquí adelante veréis el cielo abierto, y a los ángeles de Dios que suben y descienden sobre el Hijo del Hombre. (Juan 1:43 al 51).


Se pueden señalar varios aspectos de esta bonita historia, que son:


Uno.

Tenemos a Natanael, un hombre común como el resto de todos los humanos, quien esperaba también el cumplimiento de la promesa de la venida del Mesías. Un hombre de fe.  Según la historia Felipe halló a Natanael en el camino  y le dio la gran noticia de que habían encontrado al Hijo de Dios prometido.

Este hombre respondió que si de Nazaret podía salir algo bueno? La respuesta que obtuvo fue Ven y ve. Natanael estaba sentado bajo una higuera y según los estudiosos, la higuera es símbolo de paz.

Tan simple como una invitación para que se convenciera por sí mismo.

Por qué ven y ve? Esta es la respuesta que obtenemos cuando existe alguna duda acerca de lo que se nos está diciendo. Es como decir, comprueba por ti mismo lo que te digo.

Dos.

El aspecto divino de Jesús.

Al llegar Natanael, ya aproximándose al Maestro, Jesús dice: He aquí un verdadero israelita en quien no hay engaño.

Natanael se sorprende, de dónde me conoces?

De dónde podía conocer Jesús a Natanael si nunca lo había visto? Pues es aquí donde el Maestro deja ver que es el verdadero pastor de las ovejas, quien ha dicho que es el principio y el fin.

Tenemos la enseñanza aquí de que Jesús nos conoce a todos, creamos en El o no creamos en El. Seamos como seamos, estemos donde estemos, Jesús sabe quiénes somos.

Para Natanael convencerse de que Jesús era el hijo de Dios enviado, obtuvo una respuesta divina, tuvo su encuentro personal con el Señor.

Muchas veces es lo que necesitamos hacer: ir y ver, y de seguro tendremos un encuentro con el Señor.
Luego Natanael reconoce la divinidad de Cristo cuando le dice que es el Rey de Israel.

Otro aspecto importante es el origen de nuestro Salvador, acaso de Nazaret puede salir algo bueno? La salvación de los hombres venía de uno de los lugares más pequeños y menos apreciados.

De dónde estás esperando tu salvación? De dónde estás esperando
 tu milagro?



Esto nos enseña que de las situaciones/personas menos esperadas obtenemos lo que estamos buscando.

Tres.

La visión/vida espiritual es abierta.

Cuando Jesús le dice a Natanael, por qué te dijo esto crees? Es como decir, te dije algo tan sencillo de ti y por eso crees.

Aquí vemos que Natanael no endureció su corazón, más bien creyó al Dador de la vida.

Alguna vez te han dicho ven y ve? Y cuándo has ido a ver, qué ha pasado con tu corazón?

El Maestro dice: cosas mayores que estas verás.  Jesús le está diciendo a Natanael, que será facultado de hacer milagros, proezas en el poder de Cristo. Que así como creas en tu corazón así te será hecho.

En referencia a la escalera de ángeles que suben y bajan es la visión espiritual que sería abierta para este hombre, tenemos en el libro de Génesis cuando Jacob mediante un sueño vio una escalera y veía ángeles que subían y bajaban, esto era Dios mostrándole cosas celestiales a Jacob. (Génesis 28:12).


Esto también sucede con aquellos hombres/mujeres que deciden y ver, una vez que entregan su corazón a Cristo y empiezan a caminar en este camino, apegándose a la verdad del anuncio de salvación y lo que Dios hace en sus vidas, Dios en el poder de su Santo Espíritu les mostrará secretos del reino, vendrán a sus vidas nuevas revelaciones, aceite fresco en sus vidas.

Finalmente, Amado amigo, esta historia nos enseña que:

Aunque mucho hayas escuchado hablar de Dios, de Jesús, la decisión de comprobar y tener tu propio encuentro personal con Dios, depende de ti mismo, no de nadie más.

No dejes que las cosas que ves en otras personas te impida llegar a tener un encuentro personal con Dios. Déjame decirte que siempre habrán buenos y malos, trigo y cizaña, siempre habrán excusas, pero no dejes que esto te detenga. Ten tu propia experiencia. 

No permitas que tu corazón se endurezca, no permitas que la incredulidad se apodere de ti.



avivameentucamino.blogspot.comHay muchos como Natanael, hombres/mujeres que esperan la manifestación de Dios, que quieren creerle a Dios, hoy es un día aceptable para abrir tu corazón a Dios. Nada tienes que dar, nada tienes que hacer, sólo debes tener Fe. Natanael obtuvo lo que buscaba.

Todo lo que sientas que te hace falta, Dios puede dártelo, hasta cosas mejores de lo que habías pensado para ti mismo. Recibe el llamado de Jesús. Sólo entrará a tu vida, si se lo permites.

Mi oración es que este breve texto sea de bendición e iluminación a tu vida. Especialmente al No creyente.

Ven y ve!


Paz y Gracia. 

Puedes complementar esta lectura con:

Parábola del redil y Jesús como tu pan de vida

No hay comentarios.:

Publicar un comentario