19/3/14

A la manera de Dios

Vivir a la manera de Dios




Dios te siga bendiciendo!


En el post de hoy tenemos un breve punto de análisis el cual es muy importante para todo hij@ de Dios que quiere agradar al Señor en todo lo que hace y principalmente en su día a día.



avivameentucamino.blogspot.com





Manos a la obra!













El enfoque lo tenemos en la cita de Salmos 5:8 especialmente en la que está de color rojo:

Señor, ayúdame a llevar una vida justa aunque mis enemigos me acechen a cada instante. Haz que sea fácil para mí vivir de la manera que tú quieres.

 (Santa Biblia, la palabra de Dios para todos).




De este pasaje se desprenden preguntas como estas:

Es fácil vivir a la manera de Dios?

Es fácil llevar una vida piadosa/cristiana?

Tengo que sufrir?

Por qué tengo que someterme a quien no puedo ver?

Qué hay de malo en vivir como yo quiero, si soy buena persona?

Cómo llevamos una vida fácil mientras la situación en la que estamos viviendo se vuelve más difícil?

En diferentes etapas nuestras preguntas también cambian. 

Dios nos llama para salvación, perdón de pecados y servirle. En su palabra podemos notar que siempre se ha mantenido fiel a sus escogidos/siervos/hij@s.


Dios le da honra, a quien le honra a El también.

Te presento esta interrogante:

En qué consiste para ti una vida difícil?

Es difícil por qué no tienes un carro? Una pareja? Dinero para gastar? Un título académico? Qué nadie te admire? Entre otras……………..

Debemos entender que cuando somos nuevas creaturas, también tenemos un propósito que cumplir. Ahora bien, de acuerdo al propósito de Dios para nosotros es que será nuestra vida.  Y somos sacados de nuestra zona de confort a lo incomodo.


Recibimos el consejo de: cuidar nuestra salvación con temor y temblor.

Por qué?

Porque la vida que nos espera en Cristo no siempre será de color de rosas. Si miramos bien la vida que llevaron los profetas, no fueron fáciles.

Por esto dice en Romanos  8:28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.


Significa que Dios no nos dará a vivir una vida cualquiera, no vamos a andar como gente rebelde sin ley. No vamos a tener más obstáculos/penalidades/sufrimientos del que debemos llevar según la vida nueva que tenemos en Cristo Jesús.

Esto más bien significa que:


Debemos de sentirnos honrados de que Dios ponga su mirada en nosotros, ya que todos hemos sido destituidos de la Gloria de Dios. Y no hay justo sobre la tierra, ni uno dice la Escritura.


Luego, el Señor ha dejado en nosotros su Santo Espíritu, quien será el consolador y guía para cada uno.

De igual forma, Dios nos dará las herramientas que necesitamos para vivir la vida a Su manera aunque se torne dura por temporadas.

Nos dará el abrigo, los alimentos, el techo, y por supuesto alimento espiritual para que crezcamos hasta la estatura del varón perfecto (Cristo).

Dios guarda nuestra entrada y salida desde el momento en que nos rendimos ante El, para siempre.

Es cierto que tendremos sufrimiento, posiblemente no tengamos que comer en un momento dado, ni nueva ropa que estrenar cada vez que queramos.  Pero es necesario que pasemos por la escasez, para que aprendamos a no “volvernos loco” en lo mucho.


Ya que somos administradores de todo tipo de bien/recurso que Dios deposita en nuestras manos. Somos cubiertos con la gracia de nuestro Padre Celestial.

Pero cómo logramos esto:  

Es a través de nuestra búsqueda espiritual.  Si no hay búsqueda estas maravillas no lloverán del cielo.

Una de las herramientas que tenemos es la oración. Buscar el rostro de Dios siempre, su reino y justicia en primer lugar.

Podemos estar seguros de que ya Cristo venció. Y a través de  El y en El, somos vencedores.


Finalmente:

Todo lo que acontezca en nuestras vidas, llevémoslo a nuestra vida espiritual. Abramos nuestros ojos espirituales, para que detrás de cada situación podemos entender cuando se trata de Dios obrando ya sea para enseñarnos algo, quebrantarnos, bendecirnos. O cuando no es Dios quien está obrando.


Por más “normal” que se vean las cosas, es mejor primero tener la mirada en lo espiritual en primera instancia y luego en lo secular.


La vida cristiana puede ser fácil si dejamos que el Santo Espíritu obre y Dios haga conforme a su voluntad.




Paz y Gracia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario